Goliat contra David, o cómo nos han obligado a cambiar de nombre comercial 1


En el relato bíblico David mata al gigante Goliat con tan solo una piedra y una honda… y mucha dosis de fe divina. En el ámbito empresarial las cosas no son tan sencillas y mucho menos a efectos legales. El pasado 10 de mayo recibimos en nuestra oficina de Muros un burofax proveniente de Lardero, La Rioja. El remitente era Irialsa PVC, S.L. , empresa que se dedica a la fabricación de puertas y ventanas de PVC y cerramientos. Una empresa de nuestro mismo sector productivo, pero no misma actividad puesto que ellos son fabricantes, a diferencia de nosotros, que somos instaladores de cerramientos de PVC y aluminio en Galicia.

Resultó que esta empresa cuenta con una marca llamada Ecoven Plus y que, según explicaban en el burofax, nuestra pyme y su marca, Ventanas Ecovent, estábamos haciendo mucho daño al gigante riojano que factura de 5 a 10 millones de euros al año. Por materia de propiedad industrial (¡Oh, sí, no teníamos registrada nuestra marca en la Oficina Española de Patentes y Marcas!¡Manda carallo!), nos “invitaban” a que “se abstengan en lo sucesivo, total y absolutamente, a partir de la fecha de recepción del presente requerimiento, de utilizar la marca referida en su denominación social, marca reclamo, en todos sus formatos de papel, Internet, etc.”.

El etcétera final no nos quedó nada claro. Por suerte, no teníamos demasiada inversión realizada en formato de papel y el gran infortunio que estábamos causando a Goliat solo nos ha repercutido en un desembolso de:

  • las costas de un bufete de abogados y notaría
  • el rediseño de logo
  • la nueva rotulación de nuestra pequeña flota de transporte y tiendas
  • nuevos dominios y hosting para la nueva página web
  • y el registro mercantil de nuestra nueva marca comercial, Ventanas Galivent (¡No vaya a ser que nos aceche un nuevo gigante!)

Lo que no se puede medir en euros es el valor afectivo que teníamos a nuestra marca, de la que hemos tenido que prescindir con fecha de 1 de septiembre de 2016. Han sido 5 años de trabajo ¡duro! en los que nos hemos esforzado muchísimo cada día para sacar adelante el proyecto que encabezó nuestro gerente Isaac Fernández Cabanas; un autónomo emprendedor que ha puesto toda la ilusión del mundo para dedicarse a lo que mejor sabe hacer: ¡Instalar ventanas y cerramientos! El nombre de Ecovent lo ideamos para ofrecer ventanas eficientes en Galicia (de ahí, Eco-vent. Nos sigue gustando más que Ecoven Plus ;-)…) y garantizar el máximo aislamiento acústico y térmico revalorizando los hogares y negocios de Galicia. Comenzamos en Muros, después abrimos una tienda en Ribeira y una delegación en A Coruña. En la actualidad, nuestra pequeña empresa la conforman 4 personas (Joaquín, Juan, Tania e Isaac).

Hemos querido redactar un post en nuestro blog (¡Nuestro nuevo blog! ;-)) para explicaros el porqué del cambio comercial y para trasladaros que seguimos siendo los de siempre; un grupo de profesionales currantes a quienes les importa profundamente lo que hace y que tiene la determinación de dejar marca en vuestros hogares. En esta nueva etapa de Ventanas Galivent seguiremos trabajando duro y mimando cada detalle para brindaros el mejor acabado en cada instalación y las mayores garantías, de la mano de la marca líder del mercado, Kömmerling.

En este punto, os contaremos que tras el burofax, Irialsa PVC, S.L nos ofreció la grandiosa oportunidad de adquirir ventanas de sus fábricas a cambio de poder seguir manteniendo nuestra marca de Ventanas Ecovent, a lo que contestamos: “Muchas gracias por la coacción, pero no, gracias”. Y es que, por un lado, preferimos no seguir dañando la actividad económica de Goliat y su marca Ecoven Plus “en toda Europa, América del Norte y Sur“, tal y como señalaban en el burofax; y por otro lado, nuestro compromiso con la máxima calidad que ofrecemos a nuestros clientes, nos lleva desde nuestros inicios a contar con los mejores proveedores de perfiles, como es la fábrica Silmaplast que ha hecho posible que naciera nuestra pyme y nos provee de las mejores ventanas. Una gran empresa de la que nos sentimos parte con grandes profesionales y personas al frente como Antonio Silva, gerente; Sole, de Producción; Juan, de Fábrica; José, de Especiales; o Álvaro, de Aluminio. Aprovechamos para agradecerles todo el apoyo de estos años así como el cariño y ayuda de los colegas de distribución de Kömmerling, Barvent, Finort o Momper (entre muchos otros…¡Porque aquí en Galicia somos una gran familia en el sector cerramiento y auxiliares!).

Ya para terminar, y pese a que el post ha estado cargado de retranca galega, queremos mandar un saludo cordial a Irialsa PVC, S.L y desearle lo mejor en el mercado de libre competencia. Esperamos que no se sientan ofendidos por el símil empleado de la figura del guerrero filisteo puesto que es tan solo una licencia literaria y no se ciñe al 100% a la historia del Antiguo Testamento en la que inicialmente Goliat insta a los israelitas a enfrentarse a él y es David quien se ofrece a ello y acaba cortándole la cabeza con su espada. En Ventanas Ecovent (¡perdón!Es la costumbre…) Ventanas Galivent no comulgamos con ningún tipo de enfrentamiento bélico; solo hemos buscado soluciones a los requerimientos y necesidades del Goliat de Lardero. Nuestro cometido es cuidar de nuestros clientes, al igual que David cuidaba de sus ovejas. Es lo que siempre hemos hecho y seguiremos haciendo tras haber podido cerrar este fabuloso capítulo vivido con Goliat de Lardero.  Hemos perdido esta batalla pero siempre nos quedará la fantasía de seguir luchando por nuestros sueños.

cropped-Diseño-sin-título.jpg


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Goliat contra David, o cómo nos han obligado a cambiar de nombre comercial

  • Matias

    Excelente la forma de expresar y contar una anécdota, lei desde la primera palabra hasta la ultima, muy buena vibración veo en vuestro objetivos para tomar esto de esta manera, espero lo mejor para GaliVent y que continúe con su labor fantástica que están haciendo.