¿Lloran tus ventanas? Evita la condensación con Ventanas Galivent


¿Hay veces que tus ventanas se llenan de gotitas de agua? ¡Tu hogar sufre de la temida condensación!

Uno de los elementos que influye en que tengamos mayor o menor grado de condensación es la calidad de los componentes de la ventana, entre los que destaca el vidrio, el perfil y también la persiana.

  • Si el vidrio es de doble acristalamiento y bajo emisivo la condensación será mucho menor que si tienes un vidrio simple. Y ¡atención! porque si es de doble acristalamiento se pueden diferenciar varios tipos de condensación en función del vidrio: en el interior de la cámara, en el vidrio interior y en el exterior.
  • Y lo mismo ocurre con el perfil: el material, las hojas de la ventana con sus cámaras de aislamiento, el nivel de impermeabilidad al agua y la ventilación interna del cerramiento son decisivos.

Otro de los factores clave para evitar la condensación son las persianas. Tal y como explica el gerente de Ventanas Galivent, “en ocasiones la ventana es precisamente el foco del problema, pues a veces puede darse que hayamos invertido en unas ventanas de calidad, pero que la persiana no está a su altura. Por eso, las persianas pueden ser nuestro aliado para evitar condensaciones o nuestro peor enemigo”.

Algunos consejos para evitar la condensación, además de dotarnos de unas buenas ventanas,  son:

-¡Ventilar! Es imprescindible ventilar el hogar todos los días. De 5 a 10 minutos cada día (lo ideal es por la mañana) y si puede ser por ventilación cruzada aún mejor, ya que con esto conseguirás reducir la humedad interior.

-Mantener una temperatura ambiente superior a 18ºC

– Reducir la humedad interior, aumentando la ventilación o el movimiento de aire al abrir puertas y/o ventanas, o también mediante la apertura del oscilobatiente. Con esto conseguimos introducir aire más seco en la vivienda, con lo cual va a hacer más difícil que aparezca la condensación. Es aconsejable también usar ventiladores cuando sea necesario.

–Cubrir las superficies frías, tales como las tuberías de agua fría o las paredes de sótanos, con aislamiento.

– No utilizar materiales plásticos o muy densos para cortinas o estores.

– Las habitaciones con plantas o en las que duermen más de una persona, no deben cerrarse totalmente durante tiempo prolongado.

– Cuando sea posible ventilar al exterior los artefactos que producen humedad, tales como las secadoras, las estufas… (producen vapor de agua e incrementan la humedad a menos que se ventilen al exterior)

¡Si tienes problemas de condensación, llama al 666 47 60 90 y el equipo de profesionales de Ventanas Galivent estudiará tu caso!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *